La Hierba Podría bajar los Costos de la Energía Solar

Nunca subestimes el poder de la hierba. En este caso la hierba de frutos rojos que crece en toda América el este de Asia y Nueva Zelanda, que podrían revolucionar la próxima generación de células fotovoltaicas de bajo costo, haciéndolas mundialmente conocidas y accesibles para instalar en una casa.

Investigadores de la Universidad Wake Forest han podido crear de manera exitosa una célula solar de fibras al cubrir estas células con tinta de la hierba, lo que le permite a las fibras absorber más luz.

Estas nuevas células de energía solar generan hasta dos veces más energía que las de tecnología de película fina. Lo mejor de todo, es que la materia prima se puede encontrar y cultivar en prácticamente todo el mundo.

“Al fin y al cabo son como hierba mala, crecen en todos los continentes menos en la Antártida”, comenta el DR. David Carroll.

Otra gran ventaja de las células solares basadas en fibras, es que la construcción de una planta de producción cuesta sólo una tercera parte de lo que costaría hacer una planta para hacer células solares convencionales.

Comentarios Cerrados