Viabilidad y criterios de selección de un calentador solar termosifónico para uso residencial – Parte 1

Por: Javier Meza Moreno

En la columna anterior se mencionaron las características y principio de funcionamiento de los calentadores solares. Ahora hablaremos un poco de la viabilidad y los criterios en que usted puede apoyarse al momento de decidirse en la selección de un calentador solar termosifónico para uso residencial.

Partimos de una necesidad particular y un problema para definir cómo podemos solucionarlos; en este caso la necesidad es: generar agua caliente para nuestro consumo diario y el problema principal: el creciente costo de los combustibles convencionales que utilizamos todos los días y sus problemas asociados como la contaminación y sus consecuencias en la salud y calidad de vida de la población.

Pero… ¿un calentador solar termosifónico puede ser una solución? La respuesta es SI, siempre y cuando se combine su uso con el equipo de respaldo existente.

Es importante aclarar desde este momento que el calentador solar no podrá proporcionarnos 100% de autosuficiencia energética para resolver esta necesidad, ya que su óptimo funcionamiento depende entre algunos otros factores a la existencia de condiciones climatológicas favorables, particularmente un nivel de incidencia de radiación solar bastante bueno la mayor parte del año. Como podemos observar en la siguiente imagen, la situación geográfica también es determinante para que el equipo solar sea eficiente; ejemplo: si se instalaran dos equipos solares termosifónicos de iguales características en México y en Alemania, sería más favorable su desempeño en México debido a que es mejor el nivel de radiación solar incidente y cuenta con mejores condiciones climatológicas a lo largo del año.

Debido a lo anterior, es necesario seguir contando con el respaldo de combustibles convencionales (Gas natural, Gas LP o Electricidad) para prevenir las condiciones desfavorables, como épocas de lluvias, nublados prolongados, etc. Cuando estas condiciones adversas se presenten, el calentador solar solo podrá darnos una aportación parcial y solo bajo estas circunstancias el equipo de respaldo existente deberá complementarlo y tendrá prioridad en uso; lo anterior en la medida que el calentador solar termosifónico que ocupemos o seleccionemos sea eficiente.

Existe una gran variedad de marcas, modelos y tipos de calentadores solares termosifónicos; como ya se había mencionado anteriormente, la característica que distingue el tipo de calentador solar termosifónico es el tipo de tecnología del captador o colector y su eficiencia (tipo caja plana con absorbedor de tubos y aletas de cobre, tipo caja plana con absorbedor de polipropileno y el de tipo tubos al vacío), esta última asociada a los materiales, calidad y proceso de fabricación del mismo. El tipo y dimensiones del colector solar determinan el volumen de agua a calentar y la temperatura de almacenamiento promedio.

Entonces, se preguntarán: ¿Cuál de todos estos es el mejor calentador solar?… yo me quedo con una definición que escuche hace algunos años atrás por parte del secretario técnico de la ASIT (Asociación Solar de la Industria Térmica) de España, durante una conferencia relativa al tema: “El mejor calentador solar es aquel que nos proporciona la cantidad de agua caliente necesaria, a la temperatura adecuada”… muy contundente y con sentido común.

Aquí la parte 2

Consultoría, Informes y Ventas:
javier@heliocol.com.mx
HELIOCOL DE MEXICO S.A. de C.V.
http://www.heliocol.com.mx