Subvenciones Están Malacostumbrando a los Productores de Energías Renovables

El apoyo gubernamental a los productores de energía renovable es demasiado amplio, lo que perjudica la competencia y sobrecarga a los contribuyentes.

De 2007 a 2010, las subvenciones para las empresas de energías renovables han crecido de 5,6 a 61,5 millones de euros. El estudio de la agencia examinó las subvenciones para la energía eólica, leña, gas, electricidad y energía hidroeléctrica. Las plantas hidroeléctricas son especialmente rentables. El gobierno debería, al menos, reducir sustancialmente el importe de la ayuda que está proporcionando a la energía verde.

La inversión inicial para las granjas locales de la energía eólica se encontró que tenía una capacidad de retorno de 16 a 25 por ciento al año, con un periodo de recuperación de cuatro a seis años. Esto significa que las granjas de viento creadas hace cinco años se han ganado de nuevo su inversión inicial y han alcanzado la rentabilidad.

Las plantas de energía térmica son un negocio aún mejor. Sin el apoyo, las plantas de cogeneración llegarían a ser rentables en 7 a 11 años en comparación con los actuales cuatro a cinco años. Estas empresas no necesitan ninguna ayuda del gobierno.

Si el gobierno fuera a subsidiar el 10 por ciento de la producción, los consumidores deben pagar un tercio menos que en la actualidad. El director de la agencia reconoció que la financiación ha tenido sus ventajas, como la conveniencia y la proporción de energía verde en el mercado ha crecido de manera significativa.

Pero en general, la Autoridad de la Competencia considera que las subvenciones entre menos, mejor. “Cualquier apoyo distorsionará el equilibrio de la competencia”. Sin embargo, si se trata de la sustitución de energías no renovables y contaminantes, los apoyos al inicio de un proyecto son fundamentales si queremos rescatar nuestro medio ambiente.