Solarig, proveedor de servicios de EPC y O&M.

Solarig, una empresa española con más de 14 años en el sector de las energías renovables, empezó como fondo de inversión en activos fotovoltaicos creciendo en Europa y otras partes del mundo, y tras el éxito, comenzaron a ser proveedores de servicios de EPC y O&M a terceros, donde se encuentran enfocadas sus actividades principales al momento, comenta Mauricio Trujillo, Country Manager México, Centro América y Colombia en Solarig.

Solarig promueve el uso de la energía solar, con un enfoque 360, donde se pueden involucrar desde la etapa inicial del proyecto, para ayudar a su optimización y rentabilidad; poniendo a disposición todo el conocimiento con el que cuentan dentro del sector. Trabajando con los últimos avances tecnológicos, diferentes marcas de inversores, paneles solares y diversidad de productos en distintos países, adecuando las condiciones donde se desarrollará el proyecto.

Como prestadores de servicios en EPC (Engineering, Procurement, and Construction, por sus siglas en inglés), la empresa española busca ser un proveedor cuidadoso de los equipos, de las garantías de construcción y de las especificaciones tecnológicas, para tener un cuidado del activo desde el día cero, desde que entra en operación y pensando en el largo plazo, que al final es lo que les importa a los inversores quienes han decidido entrar a un proyecto como estos, asegura Trujillo.

En la etapa de operación y mantenimiento se han utilizado los últimos avances en tecnología como robots, el big data para analizar toda la información que fluye desde los equipos hasta las salas de control, en los inversores, en todas las partes tecnológicas, para hacer rutinas de mantenimiento preventivo y correctivo mucho más optimas y traducirlos en mantenimientos predictivos donde se pueda maximizar la producción y evitar la pérdida del valor del activo.

Durante su participación en la pasada edición de MIREC WEEK 2019, en la Cumbre de Renovables a Gran Escala y Operación y Mantenimiento, Trujillo habló sobre la oferta de valor que plantea Solarig, para mejorar el plan de negocio de un proyecto fotovoltaico, desde su concepción como proyecto, su desarrollo, su construcción, operación y mantenimiento.

Recalcó la importancia del tema de las garantías, ya que se han visto casos en la industria mexicana, debido a que los últimos proyectos se han cerrado con precios récords de venta de energía y por tanto el CAPEX y OPEX han sido adelgazados al mínimo, la calidad de las plantas y su operación puede verse comprometida con las consiguientes pérdidas de garantías y de producción.  Se debe tener cuidado que esto no impacte la confianza de inversión en la tecnología fotovoltaica a gran escala.

“Quisimos transmitir el mensaje de que no siempre la solución es ir tan estrechos al CAPEX, hay factores que no inciden en sobre manera al costo de la instalación y que al final mejorarán la calidad del activo significativamente. No caer en pérdidas de producción por la calidad de los componentes ayudará a que el modelo financiero sea mucho más estable y que el proyecto tenga una capacidad de pago de deuda mucho mejor. Por otro lado, en el OPEX se debe tener especial cuidado, hay algunos proyectos donde la operación y mantenimiento la hacen proveedores que no tienen la experiencia en este tipo de plantas y en el país, aprendiendo del tema en las plantas a prueba y error, con las consecuencias que esto puede traer a la producción de energía y al valor del activo mismo”, comentó Trujillo.

No se puede subestimar la operación y mantenimiento de una planta fotovoltaica, son un sin número de piezas que conviven de una manera particular y el buen cuidado de estos equipos y una buena rutina de mantenimientos preventivos, correctivos y predictivos les asegurarán no solo la maximización de la producción que es el fin común para los inversores, pero también en valor del activo en el tiempo para que pueda tener los 25 – 30 o más años de vida útil.

Enertis establece un laboratorio móvil fotovoltaico en México

Inauguran la planta de energía solar “San Ignacio” en Yucatán