Se Convierte Dióxido de Carbono en Combustible

Los científicos han convertido dióxido de carbono en combustibles. La tecnología detrás de este proceso es simple: Tomar de CO2 y se mezcla en una cámara llena de agua con un electrodo y un catalizador. La reacción química subsiguiente convierte CO2 en una nueva molécula, metanol, que puede ser utilizado como un combustible, un disolvente industrial o un material de partida para la fabricación de otros productos químicos.

photoelectrochemical-cell.jpg