Principios de la Energía Solar Fotovoltaica

La energía que el sol emana en cada segundo es difícil de imaginar. La Tierra recibe sobre su superficie aproximadamente 1.000 w por cada metro cuadrado de potencia cuando no hay nubes. Esto permite que la vida llene cada rincón de la Tierra, gracias a la fotosíntesis y la diversidad biológica que existe. La energía solar se ha usado tradicionalmente para la obtención de cosechas de alimento por medio de una agricultura ganadería perdurable.

La arquitectura tradicional de todas las culturas ha sabido aprovechar el calor del sol de invierno y protegerse del abrasador sol de verano. Más modernamente se ha utilizado para calentar agua de uso doméstico y producir electricidad con distintos procedimientos: efecto fotovoltaico, motor de vapor, motor stirling…

Existen cocinas solares, destiladores de agua, mecheros, linternas… y juguetes solares. El mercado se ha diversificado enormemente en este sentido.

Es una tecnología compleja, no autoconstruible de ningún modo y no podemos sino instalarlas.
Los paneles fotovoltaicos están a precios más o menos asequibles (unos 6 euros/w) y es de esperar que bajen más. Son muy fáciles de instalar. Basta con que os informen en la tienda donde los compréis. Necesitan regulador de carga si van con baterías y un inversor si van conectados a la red.

En cada comunidad autónoma hay organismos que dan ayudas a la instalación y hacen asequible su utilización. Pueden colocarse acoplados a instalaciones eólicas o hidráulicas caseras, aisladas de la red y complementarse las energías perfectamente.

Existen seguidores solares que hacen más rentable la instalación. Hacen que el colector esté encarado al sol en todo momento sacando de un 30 a un 40% de energía suplementaria.

energia solar fotovoltaica