Préstamo Verde a las Pymes

Podrán obtener préstamos para comprar equipo de energía renovable o de mayor eficiencia además de los incentivos de “energía verde” anunciados por el gobernador Luis Fortuño el lunes, los pequeños y medianos negocios cuentan con un estímulo adicional para adquirir equipo de energía solar o eólica o hacer mejoras en sus estructuras que se traduzcan en un ahorro energético.

El llamado “Préstamo Verde” es una nueva herramienta específicamente para las pequeñas y medianas empresas (pymes) que les permitirá obtener un financiamiento de un 50% hasta un máximo de $300,000 para la adquisición del equipo nuevo a un interés de 4.95%.

“Buscamos un interés bien bajito para que sea un incentivo”, subrayó Lizzie Rosso, presidenta del Banco de Desarrollo Económico (BDE), entidad que maneja el programa financiado con fondos ARRA.

El BDE administra $4.8 millones de la Ley federal de Recuperación y Reinversión dirigidos a este programa. Hasta el momento, ocho empresas han comenzado los trámites para solicitar el incentivo, entre ellas el parador Villas del Mar Hau, en Isabela.

La evaluación de las solicitudes tiene dos componentes, el técnico, en el que se determinará si el proyecto de energía solar o de viento es viable desde el punto de vista de ingeniería y tecnología, y el crediticio, en el que se establecerá si el comercio tiene capacidad de repago.

Además de la instalación de los paneles fotovoltaicos o los aerogeneradores, el préstamo también cubre trabajos de modernización energética (“retrofit”) como cambios a luminarias y acondicionadores de aire más eficientes, sustitución de ventanas y sellados de filtraciones de aire, entre otros.

A combinar las ayudas

El “Préstamo Verde” se puede combinar con otros programas energéticos financiados con estos fondos federales como el reembolso de un 50% para la compra e instalación de paneles fotovoltaicos o de sistemas de energía de viento.

Incluso, también se puede utilizar con otros préstamos que otorga el BDE si el solicitante no cuenta con todo el dinero necesario para comprar un equipo de energía renovable y quiere participar también del programa de reembolso.

“Aquella persona que no cuenta con el dinero para hacer la inversión inicial para solicitar el reembolso, nosotros podemos financiarle parte y cuando llegue el reembolso lo pagan”, destacó Rosso.

Quienes obtengan estos incentivos tienen seis meses para hacer las mejoras, y el término es prorrogable únicamente si el equipo que interesan instalar no está disponible de inmediato, advirtió, por su parte, Luis Bernal, director ejecutivo de la Administración de Asuntos Energéticos (AAE), agencia a cargo de todos los programas de energía con fondos ARRA.

Estas iniciativas forman parte de la campaña “Invertir en verde, la mejor idea” que lanzó recientemente la AAE.

El programa de energía eólica y el de energía solar proveen cada uno para la devolución de un 50% hasta un máximo de $200,000 del costo total de equipo y la instalación del sistema fotovoltaico o de turbinas de viento.

Bernal resaltó que, hasta el momento, las ayudas para la instalación de los paneles fotovoltaicos han sido solicitadas por 111 negocios, incluyendo dueños de hospederías y restaurantes.

El Gobierno también tiene ayudas disponibles para los ciudadanos que desean adquirir paneles solares para sus residencias. En este caso, se subvenciona igualmente un 50% del costo del proyecto, pero hasta un máximo de $30,000.

Asimismo, existe otro programa dirigido a las residencias para la compra de calentadores solares de agua. Con éste, se reembolsaría hasta $1,000 para la compra e instalación de ese equipo. Antes, el beneficio era de sólo $500, pero se aumentó el mes pasado.

Según el titular de la AAE, el costo promedio de este tipo de calentadores es de $1,900. Al solicitar, no se tomará en cuenta el nivel de ingreso de la persona, quien deberá someter una cotización y contratar un instalador certificado por la AAE.

Para el programa de calentadores solares de agua, fueron asignados cerca de $1.3 millones, que estarán disponibles hasta que se agoten, precisó Bernal.