Porque Usamos color Azul en los Paneles Solares

De vez en cuando me encuentro con un ar´ticulo que se merece ser compartido, y este lo encontre en un blog llamado “No es lo mismo mirar que ver“, y la verdad esta muy interesante.

La energía solar puede ser térmica o fotovoltaica. La diferencia es la finalidad que se le da. La energía fotovoltaica es aquella que será transformada para producir energía eléctrica, mientras que, la energía térmica está dirigida a un uso más cotidiano como por ejemplo, calentar agua o utilizarla para calefacción.

Una vez introducido el concepto, voy a exponer una curiosidad que yo hasta ayer no había pensado. Como sabemos, el color negro, es el que todo el mundo usaría para atraer los rayos solares; de hecho, en verano no somos muy amigos de la ropa de dicho color debido al calor que nos proporciona, u otro ejemplo es, que siempre se ha dicho que los coches de chapa negra, son los que más se calientan; pues bien, entonces, curiosamente, ¿por qué las placas que atraen los rayos solares son azules?

Pues esto tiene una sencilla explicación. Independientemente de que el material de la placa sea aluminio o cobre (los más ultilizados, aunque el primero más económico que el segundo) el color negro, es el que absorbe las radiaciones de todas las longitudes de onda del espectro visible y por tanto el que más temperatura recoge pero; nosotros con una placa solar térmica, buscamos capturar las emisiones del infrarrojo y como última estancia el color rojo del espectro (que son las que más poder calorífico aportan). Luego con dicha finalidad, podriamos decir que nos da igual que refleje el color azul ya que, en términos energéticos nos interesa tanto como el rojo y el infrarrojo.

Y por otro lado, el color negro también presenta otro inconveniente, al ser tan eficaz, y al calentarse tanto (calentamiento producido por la agitación de los electrones) los electrones llegan a cambiar de estado energético pudiendo convertirse por ejemplo en iones y perdiendo así la propiedad que nos interesa. Por tanto, si pensamos en el color más proximo al negro, tenemos el azúl. Y así evitariamos esta pérdida energética por sobreexcitación y damos explicación al color de las placas solares térmicas.

Tras está explicación puede surgirnos la pregunta de porqué entonces no pueden ser amarillas o verdes las placas solares. La respuesta es porque, no podemos perder de vista nuestro objetivo que es almacenar la maxima radiación posible, y al utilizar el color azul, utilizamos un color que tiene una longitud de onda muy proxima al siguiente grupo de radiaciones y por tanto, la pérdida energética sería mínima. En el siguiente dibujo vemos como el rojo y el infrarrojo por su corta longitud de onda son los más energéticos, mientras que, el azul es el menos energético.