Piel Con Energía Solar Para Hacer Prótesis Sensibles Al Tacto

Piel Con Energía Solar Para Hacer Prótesis Sensibles Al Tacto

Ingenieros de la Universidad de Glasgow han desarrollado una piel sintética que podría ayudar a las personas con prótesis a recuperar su sentido del tacto. Clado en grafeno, una forma de grafito de apenas un átomo de grueso pero más resistente que el acero, la “piel electrónica” incluso utiliza celdas fotovoltaicas para aprovechar la energía del sol.

“Esto podría permitir la creación de una extremidad protésica completamente autónoma de energía”.

Fueron las palabras de Ravinder Dahiya, director del grupo de Electrónica Bendable y Sensing Technologies de la Escuela de Ingeniería y autor de un artículo sobre el tema en el número actual de Advanced Functional Materials.

El grafeno y las células solares son “compañeros de cama” ideales debido a sus propiedades físicas únicas, dijo Dahiya. La transparencia óptica del material, por ejemplo, permite que el 98 por ciento de la luz pase para que llegue a su superficie. El grafeno también es eléctricamente conductor, lo que significa que puede canalizar la energía a sensores que midan cuestiones como temperatura, presión y textura.

“Esas mediciones significan que la mano protésica es capaz de realizar tareas desafiantes como sujetar adecuadamente materiales blandos, cosa que resulta complicado con otras prótesis”, dijo Dahiya.

Debido a que la nueva piel requiere sólo 20 nanowatts de potencia por centímetro cuadrado, incluso la celda fotovoltaica de más bajo rendimiento en el mercado será suficiente. La energía generada por las células de la piel no se puede almacenar actualmente, pero los investigadores están explorando formas de desviar cualquier energía no utilizada a las baterías que se pueden extraer en un momento posterior.

Más allá de las prótesis, el avance podría impulsar nuevos avances en la robótica, una excelente noticia para un mundo cada vez más automatizado.

“La piel con la capacidad de sensibilidad al tacto también abre la posibilidad de crear robots capaces de tomar mejores decisiones sobre la seguridad humana. Un robot que trabaja en una línea de construcción, por ejemplo, es mucho menos propenso a herir accidentalmente a un humano si puede sentir que una persona inesperadamente ha entrado en su área de movimiento y detenerse antes de que se produzca una lesión”. Concluyó Dahiya.

Deja un Comentario

*