Motores Stirling

La función de los Motores Stirling es generar potencia mecánica, y lo hacen utilizando el calor de origen externo. Funcionan debido a la expansión y contracción del gas interno, cuando se calienta y se enfría, hace que el pistón se mueva, para lograr el movimiento es necesario forzar al gas interno a desplazarse del sector frio al sector caliente una y otra vez con el objetivo de obtener un ciclo continuo de expansión y contracción y así no dejará de funcionar.

Una de las ventajas de los Motores Stirling es que pueden aprovechar diferentes fuentes de energía, como la biomasa, el biogás, el calor proveniente de concentradores solares del subsuelo y hasta la energía nuclear. Esta ventaja es muy positiva ya que estos motores pueden ser utilizados en zonas rurales donde los combustibles fósiles no se encuentran con facilidad.

Otra ventaja de los Motores Stirling es que son más eficientes que los motores de combustión interna, pero también es verdad que son más pesados y más voluminosos.

Una de las desventajas de los Motores Stirling y es por lo mismo que no han tenido un gran uso en las industrias, es que no pueden arrancar en frio, necesitan calentarse para comenzar a funcionar, es como los coches viejos que necesitan estar encendidos un par de minutos para poder funcionar, las industrias necesitan una respuesta al instante.

En el video que vemos a continuación de un motor Stirling funcionando es de tipo “beta”, existen tres tipos básicos de estos motores, alfa, beta y gamma. El beta es el más complicado de construir ya que el desplazador del gas y el pistón están en el mismo cilindro.

En la animación se puede ver como funciona por dentro un motor Stirling tipo beta.