Los Combustibles Fósiles reciben Cinco Veces más dinero en ayudas que las Energías Renovables

La decisión del gobierno español de recortar las primas a la eólica y otras energías renovables, a la vez que aprueba un nuevo subsidio al carbón nacional –actualmente interdicto por el Tribunal de Justicia Europeo– parece formar parte de la tendencia de siempre mundial. Y es que, según la Agencia Internacional de Energía (AIE), las energías sucias reciben cinco veces más subsidios que las renovables.

Según World Energy Outlook 2010, los subsidios, primas e incentivos de producción destinados a los combustibles fósiles han sumado 312.000 millones de dólares en 2009 (228.000 millones de euros) en todo el mundo, cinco veces la cifra dedicada a las energías renovables. Esto ocurre incluso a pesar de que, al menos en Europa, la eólica ha sido la tecnología de mayor implantación en 2009. El petróleo y el gas son los combustibles más subsidiados, según la AIE, pues han recibido 154.000 millones de euros en total: casi 92.000 millones de euros el petróleo y más de 62.000 el gas.

No obstante, las ayudas a las energías renovables están creciendo en la mayoría de los países. En Estados Unidos, el presidente Obama apuesta por las renovables como industria que ayudará a superar la crisis económica. Las cantidades de ayudas a las renovables en el mundo se sitúan en la actualidad en unos 41.000 millones en total. La previsión es subir a 71.000 millones hasta 2015 y a más de 140.000 millones en 2035. Una de las pocas excepciones a la tendencia alcista es España, donde el Ministerio de Industria, dirigido por el economista Miguel Sebastián, va a recortar las ayudas a las renovables a través del futuro decreto, actualmente en trámite. El año pasado, Sebastián puso freno a la potencia renovable instalable hasta 2013 con el RDL 6/2009.

Esto, según las últimas cifras de la Asociación Empresarial Eólica española ha redundado en la caída de un 15,7% de la aportación del sector eólico al PIB en 2009. A pesar de ello, los 3.207 millones de euros que sí aportó la eólica superan las ayudas recibidas con creces. De hecho, AEE calcula que, en los últimos tres años, las primas a la eólica representaron la mitad de la contribución del sector de las renovables al PIB. Como ha señalado AEE muchas veces, dificultar la inversión en renovables es recortar la creación de empleo y de producto nacional a favor de las energías sucias, lo cual redunda a su vez en la exportación de recursos económicos a otros países (es decir, a los exportadores de gas y petróleo) y en el desempleo nacional. A la vez, Sebastián pretende asignar 502 millones de euros al carbón nacional en 2011. Tal y como ha expresado en la Cadena Ser –según cita El País–, “el gobierno gasta en el sector del carbón más que la suma de lo que gasta en turismo, internacionalización de la economía, apoyo a las exportaciones y el plan avanza de impulso a la sociedad de la información juntos”.

Fuente: http://www.energias-renovables.com/