La energía solar es la alternativa

El investigador mexicano Juan Luis Peña y el turco Oguz Capan comparten un sueño: usar la energía solar y no depender del petróleo.

Visualizan que desde el propio hogar se produzca y almacene energía incluso con días nublados o lluviosos.

Para Juan Luis Peña, investigador del Cinvestav, no es un sueño que todos los techos de la ciudad de México cuenten con celdas solares de película delgada para captar energía.

Incluso propuso instalar una fábrica en el país donde no sólo se fabriquen las celdas solares (como ya pasa en Baja California) sino que sean investigadores mexicanos quienes que encabecen el proyecto.

Peña detalló que con la energía generada además de usarla para autoconsumo se podría vender a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y a la compañía Luz y Fuerza del Centro.

El modelo que plantea Capan es sencillo, aunque con una primera y única inversión de 4 millones de dólares. Son páneles que producen energía térmica solar y pueden crear energía para mantener a mil casas durante siete días: Se colocan unos canales con espejos especiales en su interior que captan la energía solar y la concentran en un punto focal donde la temperatura alcanza los 300 grados centígrados, luego se calienta agua y se produce vapor para mover turbinas y producir la energía.

Peña y Capan participaron en la Semana de la Ciencia e Innovación, que organiza el Gobierno del DF, la Academia de Ciencias de Nueva York y la Academia Mexicana de Ciencias.

Lamentó que esta reunión no asistieran empresarios y autoridades gubernamentales porque se hubiera podido concretar la instalación de ese tipo de paneles en México en un lapso de tres meses aproximadamente.