La energía solar de donde sale y como utilizarla

Una energía garantizada para los próximos 6.000 millones de años. La energía proveniente del sol es limpia, renovable y tan abundante que la cantidad que recibe la Tierra en 30 minutos es equivalente a toda la energía consumida por la humanidad en un año. En España se podría producir la cuarta parte de la electricidad consumida en nuestro país, tan sólo instalando tejados fotovoltaicos en los edificios existentes.

El Sol, fuente de vida y origen de las demás formas de energía que el hombre ha utilizado desde los albores de la Historia, puede satisfacer todas nuestras necesidades, si aprendemos cómo aprovechar de forma racional la luz que continuamente derrama sobre el planeta. Ha brillado en el cielo desde hace unos cinco mil millones de años, y se calcula que todavía no ha llegado ni a la mitad de su existencia.

No sería racional no intentar aprovechar esta fuente energética gratuita, limpia e inagotable, que puede liberarnos definitivamente de la dependencia del petróleo o de otras alternativas poco seguras o, simplemente, contaminantes.

España, por su privilegiada situación y climatología, se ve particularmente favorecida respecto al resto de los países de Europa.

Esta energía puede aprovecharse directamente, o bien ser convertida en otras formas útiles como, por ejemplo, en electricidad.

Problemas

Es preciso señalar que existen algunos problemas que debemos afrontar y superar. Aparte de las dificultades que una política energética solar avanzada conllevaría por sí misma, hay que tener en cuenta que esta energía está sometida a continuas fluctuaciones y a variaciones más o menos bruscas. Así, por ejemplo, la radiación solar es menor en invierno, precisamente cuando más la necesitamos.

Es de vital importancia proseguir con el desarrollo de la incipiente tecnología de captación, acumulación y distribución de la energía solar, para conseguir las condiciones que la hagan definitivamente competitiva, a escala planetaria.

¿Qué se puede hacer con la energía solar?

Básicamente, recogiendo de forma adecuada la radiación solar, podemos obtener calor y electricidad.
El calor se logra mediante los colectores térmicos, y la electricidad, a través de los llamados módulos fotovoltaicos. Ambos procesos nada tienen que ver entre sí, ni en cuanto a su tecnología ni en su aplicación.

Porcentajes y estadísticas

La electricidad que producen los tejados fotovoltaicos no se tiene que producir en las centrales nucleares o térmicas. Así nuestro país podría reducir las emisiones de CO2 entre un 9% y un 20% en el año 2010 respecto a 1990, ¡sólo con tejados fotovoltaicos! Mucho más todavía podríamos reducir las emisiones de CO2 si además aprovechásemos las otras energías renovables y se incentivase un uso más eficiente de la energía. Esto contrasta con la pretensión del Gobierno de aumentar las emisiones españolas de los gases que provocan el cambio climático en un 17% entre 1990 y 2010.

¿Quieres aprender más sobre energía solar? Inscríbete al curso gratis dando clic aquí para aprender a construir un panel solar casero.

Curso impartido por CEMAER “Centro de Estudios en Medio Ambiente y Energías Renovables”