La crisis paraliza plantas de energía solar

Gamesa ha decidido paralizar la producción, pero no cerrará la fábrica sevillana de Aznalcóllar. Ahora, según se ha podido saber, “se trabaja en la definición de alternativas de futuro para cambiar la actividad de la planta”. Por el momento nada ha trascendido sobre cuál será la próxima actividad de la fábrica.

Aunque se paraliza la producción, la compañía ha decidido mantener su compromiso con el empleo en una doble vertiente. La primera se refiere a los trabajadores. Son una prioridad y por ello, asegura Javier Treviño, Director de Recursos Humanos de Gamesa en Europa, “se está trabajando para garantizar y mantener los empleos de la totalidad de los trabajadores”. Para conseguirlo se aprovecharán todas las oportunidades de empleo interno para los 45 trabajadores de la fábrica de Aznalcóllar. Y la segunda como “referente de empleo en la comarca” cumpliendo con de esta manera con el compromiso adquirido con la Junta de Andalucía.

La fábrica de paneles solares de Gamesa era uno de los proyectos del Parque de Actividades Medioambientales de Andalucía (PAMA), una iniciativa impulsada en 1998 para reflotar la comarca después del vertido tóxico que se produjo al reventar un depósito de residuos piríticos en la mina que explotaba la empresa Boliden. Se vertieron cinco millones de metros cúbicos de lodos con arsénico, cadmio, mercurio y otros metales pesados, que contaminaron el entorno natural de Doñana.