La AEB se moviliza contra el recorte de las renovables previsto por el ministerio de industria

Día clave para el recibo de la luz. Hoy lunes, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, tiene previsto reunirse con los principales agentes del sector de las energías renovables. No estarán presentes, pero ya se han hecho oír, las entidades financieras, protagonistas indirectas y en la sombra, a las que también afectarían de manera sustancial las consecuencias que pueda implicar un recorte en las primas a la producción -se ha anunciado un 30% para fotovoltaica- y su carácter retroactivo.

Por este motivo, el pasado lunes 14 de junio, el presidente de la patronal bancaria AEB, Miguel Martín, remitió una carta al ministro Industria, Miguel Sebastián, para trasladarle de manera oficial la preocupación existente entre sus asociados, que temen una oleada de ejecuciones de huertos solares. “Como bien conoces”, arranca la carta, “el sector español de energías renovables descansa en medida muy elevada en la financiación bancaria, habitualmente a través de la fórmula project finance”.

Según los datos a los que hace alusión la patronal AEB, las entidades financieras que operan en España tienen comprometidos en el sector de las renovables más de 40.000 millones de euros, en su mayoría respaldando proyectos donde la deuda bancaria supone un 85% de la inversión. Por este motivo, un eventual cambio regulatorio trasciende más allá de los operadores energéticos con los Industria viene negociando durante estas semanas una solución consensuada.

Tras las reuniones celebradas en el seno de la AEB, el texto final remitido a Industria hace hincapié en la necesidad de “respetar el principio de seguridad jurídica”. Sobre este punto, insisten en que no puede provocarse “incertidumbre sobre la capacidad de cada proyecto de generar los ingresos -vía cobro de tarifa- que habían sido proyectados bajo el esquema regulatorio vigente en el momento en que fueron objeto de financiación por nuestros asociados”.

Miguel Martín enfatiza sobre la necesidad de que exista “máxima seguridad de que los flujos de caja proyectados van a ser estables, predecibles y recurrentes”. El presidente de la AEB explica que los financiadores ya asumen riesgos de producción, construcción y operativo, pero no un riesgo regulatorio sobre las instalaciones ya en funcionamiento, “a la que se impediría recuperar la inversión realizada con un margen razonable” en caso de aplicar la rebaja de las primas.

Continua aquí