Generación de Energía Eólica en Baja California

En los acantilados de las montañas secas de Baja California, el viento silba a través de las rocas. Ese es el sonido del dinero para los inversionistas, quienes ven estas montañas, que poseen un poco de la mejor energía eólica del Planeta, como el lugar perfecto para instalar una planta energía que alimente a la creciente metrópolis de San Diego, California, a corta distancia.

Pero ya es posible, a través de una pequeña granja que producirá 10 megawatts, construida en las colinas cerca del poblado de La Rumorosa.

El proyecto primariamente surtirá energía a los hogares de la región. Pero los desarrolladores de energía del Norte le ven un gran potencial no sólo a los vientos cruzando México, sino también al caliente que cocina la tierra.

A lo mejor lo más importante: Ellos ven un más fácil, rápido y barato camino para construir grandes proyectos de energía comparados a los múltiples niveles requeridos al Norte de la frontera para permitir los procesos de transformar la energía.

Los inversionistas que sueñan en la energía alternativa desde México ven diferentes factores que hacen al País perfecto para producir energía limpia en el Sureste de EU.

Baja California y otras partes de México tienen fuertes vientos similares a los que hay en las mejores áreas del Mundo.
Gran parte de México también tiene una excelente reserva territorial similar a California, Nevada y Arizona con un clima despejado la mayor parte del tiempo. En términos del total del potencial de energía, las colinas y campos de México podrían fácilmente abastecer miles de megawatts a Estados Unidos sin siquiera sudar.

Los proyectos de energía alternativa podrían hacerse en California, Nevada y Arizona. Pero preocupa que la perspectiva de los gigantes aerogeneradores pueda estropearse en México, donde actualmente las familias siguen sufriendo para llevar suficiente alimento a la mesa.

Sin embargo, la expansión de los gigantescos generadores de energía eólica podría extenderse por muchos acres y tener una buena recepción en la Baja, donde incluso el Gobierno del Estado ha manifestado su gran interés por llevar a compañías estadounidenses para que desarrollen los complejos generadores de energía solar y eólica, además que proveerán a la zona con múltiples plazas laborales y proporcionarían los ingresos fiscales que por consecuencia traen consigo estos proyectos.

Dicho así, se tienen los terrenos y precios accesibles. Ya que en áreas del Oeste estadounidenses donde los vientos soplan con gran fuerza, los terratenientes han presionado a las compañías para incrementar los precios, que llegan a cobrar desde 5 mil dólares o más por cada molino de viento al año. Siendo así, los propietarios de las tierras en México ofrecerían sus terrenos por una cantidad mucho menor, que podría ir cambiando en el transcurso del tiempo, pero inicialmente esto reduciría notablemente los costos de producción.

Al mismo tiempo, conectar electricidad desde la “Baja” hacia la red de California es, en muchos casos, más económico que intentar conectar desde lugares más remotos al Norte de la Frontera. Desde que la construcción de las redes para colocar los cables de transmisión cuesta alrededor de siete dólares por milla, se han comenzado a preocupar los dueños de las compañías, quienes tratan de ahorrar y optimizar cada centavo en estos tiempos de difíciles finanzas.

Actualmente, una docena de líneas transmisoras que cruzan la frontera desde el Norte de México contienen más densidad que la mayoría de las de la parte Oeste de EU. La relativa proximidad con estas redes hacen más accesible y barato exportar electricidad desde el Norte de México a los EU.

Adicionalmente, los proyectos mexicanos de energía renovable podrían satisfacerse notablemente del apoyo político y económico, si optan por comprar los molinos de viento, equipo de energía solar y otros aditamentos de fabricación estadounidense.
Recientemente el banco de importación y exportación estadounidense subscribió la primer exportación de 27 grandes turbinas eólicas para México, según informó Green Momentum.

Dichas turbinas, elaboradas por Clipper Windpower, representan la primera exportación de este tipo, que además de ser respaldada por el Gobierno central, conlleva facilidades de financiamiento.

Además de la ayuda que ofrece al Gobierno de EU la realización de estas compras, el Gobierno de México podría generar una intensa campaña, acompañada de estímulos e incentivos para motivar a los productores de energía renovable que se interesen en venderla a los estadounidenses. A final de cuentas, el Gobierno de México está buscando desesperadamente una alternativa para generar ingresos ante la inminente caída de las ventas petroleras. Fuente: Frontera