España

Fracasa la ‘amnistía’ ofrecida por Industria a las fotovoltaicas anómalas

6views

El pasado 7 de octubre terminaba el plazo de dos meses que Industria había ofrecido a las instalaciones fotovoltaicas anómalas para regularizar su situación. Aunque el ministerio alega que no dispone del listado completo de autoinculpados (éstos podían registrarse también en ayuntamientos y comunidades autónomas), fuentes próximas al departamento que dirige Miguel Sebastián advierten que el proceso ha sido un fracaso. Sobre los casi 1.000 MW a las que la Comisión de la Energía ha hecho un requerimiento para que demuestren que están en regla, hay quien calcula que sólo 5 MW se han acogido a dicha amnistía ante Industria.

Se consideran fraudulentas las plantas que, acogidas a la tarifa más beneficiosa del Real Decreto 661/2007, no disponían de los equipos reglamentarios (paneles con sus facturas y albaranes correspondientes o certificados de obra o instalación) para producir energía antes del 30 de septiembre de 2008. Como a partir de esa fecha dicha tarifa fue sustituida por otra menos ventajosa, la que estableció el Real Decreto 1578/2008, las plantas que, pese a estar inscritas en el registro de su comunidades autónoma, comenzaron a producir a partir de octubre debían cobrar esta última tarifa y no la primera.

Tras casi dos años de inspecciones por parte del regulador energético, que pusieron de manifiesto anomalías muy graves, el ministerio aprobó el pasado mes de agosto un real decreto para exigir a plantas que suman unos 1.000 MW de potencia que acrediten que están cobrando la retribución adecuada, entregando las pruebas requeridas sobre paneles y certificados ante la CNE. El citado Real Decreto 1003/2010, que entró en vigor el 7 de agosto, incluía un indulto, mediante la renuncia a la tarifa del RD 661, para la que se disponía de dos meses.

Dicha renuncia implicaba la pérdida del derecho a cobrar la prima o tarifa regulada que venían percibiendo, a cambio de no ser expulsadas al mercado libre y de poder cobrar la tarifa inferior del RD 1578, previo cambio en el registro de régimen especial. Además, las empresas amnistiadas debían devolver las cantidades indebidamente percibidas, con los intereses de demora correspondientes, que se considerarían ingresos liquidables del sistema.

Teniendo en cuenta que la CNE disponía de 45 días (hasta el 20 de septiembre) para requerir la documentación a las que estaban bajo sospecha, que pueden ser sancionadas y quedarse sin primas, todas ellas conocían, por tanto, su situación antes de que se agotara el plazo para la regularización. A la vista del resultado, y según fuentes jurídicas, las empresas afectadas han optado “por jugársela”, a la vista de que la oferta de Industria les abocaba a un quebranto económico seguro y de que siempre les quedaría la posibilidad de impugnar. Además, no se trata de una amnistía “genuina”, ya que el real decreto no excluye la posibilidad de que las instalaciones regularizadas sean también sancionadas.

Las que recibieron el requerimiento correspondiente de la CNE en septiembre y no se han acogido al indulto disponen de otros dos meses desde el día en que recibieron el requerimiento para entregar la documentación al organismo regulador. La última palabra la tendrá el Ministerio de Industria, que podría retirar la prima a quien no acredite estar en regla.

La empresa que llegue a esta situación puede optar por una impugnación indirecta ante el Tribunal Supremo: podrá impugnar el acto de aplicación del real decreto y la ilegalidad del mismo. Aunque estas denuncias deben ser individuales, al tratarse de pequeñas empresas no se descarta que se agrupen en el proceso.

En todo caso, la CNE podrá suspender de forma cautelar el pago de la prima si la planta no acredita estar en regla.

Fuente: cincodias.com

1 Comment

  1. sr. Juan Laso, presidente de la Asociación Empresarial de Fotovoltaica, AEF, ha engañado al Congreso.

    Primer engaño:

    .

    .
    .

    El sr Juan Laso ha dicho:

    “El protagonismo de las renovables en la factura eléctrica en el 2009 permitió asumir los 5.233 M€ recibidos en primas ese año por las diferentes energías renovables del régimen especial y reducir todavía en 4.807 M€ más el coste final de la factura eléctrica, un 15% menos que hace un año, ya que, gracias, en parte a las renovables, el precio medio del mercado eléctrico (pool) descendió de 66 euros a 38 euros el megavatio hora, por la menor producción de las tecnologías fósiles del régimen ordinario en el mismo periodo.”

    Este es un argumento repetido hasta la saciedad por los ecologistas y por los empresarios de las renovables. Pero es simplemente falso.

    Existen dos clases de consumidores de energía eléctrica:

    1.- Las familias y pequeñas y medianas empresas.
    Están en lo que se denomina Tarifa de Último Recurso (TUR). El precio de la TUR lo determinan las subastas Cesur, que toman como referencia el precio de los mercados financieros de la energía, y a ella acuden los comercializadores a tarifa (CUR) . La última, celebrada en diciembre, marcó un precio de la energía (sin contar los peajes por el uso de las redes) de 60,24 euros y 59,20 euros Mwh, para el primer y segundo trimestre del año 2010.

    El precio de la energía eléctrica en el pool no afecta para nada al precio de la TUR.
    maletin-dinero

    ¿Y quién se queda con la diferencia entre el precio pool y el precio TUR? Pues las distribuidoras de la energía eléctrica, que en su mayoría son propiedad de las compañías eléctricas.

    ¿Para que se usa el pool? Pues para que las energías con menor coste marginal sean las que entren en la red. Pero el que entren las energías de menor coste marginal no abarata el coste, porque las de mayor coste marginal, el carbón y el gas o están subvencionadas o tienen que recibir compensaciones porque claro… también tienen que estar los días que no hace viento.

    El precio pool ni baja el precio de la energía eléctrica para el consumidor ni mucho menos su coste. Si el precio pool ha bajado ha sido por dos causas: el derrumbe de la demanda y un invierno muy lluvioso y ventoso.

    2.- Las grandes empresas.
    Realizan contratos generalmente a un año y por supuesto el precio del pool no cambia el precio fijado en los contratos.

    En definitiva igual que en el caso anterior, pero con la diferencia de que tienen un precio no regulado.

    Aunque toda la energía fotovoltaica se regalase a los consumidores el precio de de recibo sólo bajaría un 1%. Eso si luego habría que pagar via impuestos un 20% más. ¡Menudo negocio!
    Luego se sigue con el segundo mito de la fotovoltaica:

    “… que este año van a valer un 40% menos que el año pasado, (todavía sería un 500% más cara que la nuclear o el gas), y que el año que viene un 10% menos y …que en el 2012 será competitiva”

    ¿Por qué se han invertido miles de millones en unas placas solares que se van a desfasar en un par de años?

    ¿Economías a escala? Por favor, eso se hace con una hoja excel. Si se quiere investigar en tecnología de placas solares fotovoltaicas pues bien, pero para eso no hace falta producir decenas de miles a un precio estratosférico.

    ¿Si en tres años van a ser competitivos para qué necesitan las primas? ¿Saben algo el resto de los países, desarrollados o no, de este fabuloso avance tecnológico?

    El tercer engaño:

    “Las primas acumuladas por la industria fotovoltaica en suelo hasta 2012 ascenderán a unos 8.000 millones de euros, pero para entonces esa misma industria habrá desembolsado 8.200 millones de euros sólo entre contribuciones a la Seguridad Social, impuestos de Sociedades y de la Renta, tasas locales, ahorro en combustibles fósiles y derechos de emisión.”

    Al parecer según este señor las demás empresas de España no pagan ningún tipo de impuesto. Fascinante. Y lo dice así y se queda tan ancho y nuestros diputados debían estar durmiendo porque sino no se explica.

    En cuanto al ahorro en combustibles fósiles, se ahorra porque se gasta mucho más en fabricar las placas solares, resultado final: el coste es mayor. No se puede tener en cuenta sólo lo que se ahorra. sino también lo que se consume para generar ese ahorro, vamos de manual.

    Sobre los derechos de emisión ya lo comenté en otro artículo es un puro capricho del gobierno.
    dados

    Pero además este señor utiliza otro artificio contable para engañar a los congresistas. Las cuotas de la Seguridad Social se pagan cuando se fabrican las placas, una vez fabricadas e instaladas ya no se paga más a la Seguridad Social, excepto la de los trabajadores de mantenimiento. Sin embargo las primas se seguirán cobrando durante los próximos 25 años.
    Aunque todas las fábricas de placas solares cerrasen y no se pagase a la Seguridad Social ni un céntimo de euro más habrá que seguir pagando las primas otros 25 años más.
    Así que incluso aunque admitiésemos el pago a la Seguridad Social como una especie de impuesto “sólo para renovables” este impuesto sólo se pagaría antes de su puesta en funcionamiento… las primas son para los 25 siguientes años.

    Y para finalizar cuarto engaño:

    “En los últimos 200 años no ha habido ningún sector industrial estratégico que no haya sido subvencionado en sus orígenes.”

    Este señor y los diputados deberían saber que en los años 20 del siglo pasado la intervención del Estado en la economía era mínima y ya se había inventado y comercializado: ferrocarril
    el ferrocarril, los telares, la imprenta, maquinaria agrícola, motor de explosión y automóviles y camiones, electricidad, motor eléctrico, radio, teléfono, bombilla eléctrica, dinamita, aviones, cámaras fotográficas, cine. Posteriormente el Estado no ha ayudado a Microsoft, ni a Google, ni a Apple, ni a Intel o AMD.

    En cualquier caso este señor intenta confundir dos cosas para beneficiarse a costa del contribuyente. Una cosa es que el Estado dé ayudas para la investigación en energía renovable, lo cual puede justificarse, pero otra muy distinta es la ayuda a la fabricación en masa.

    Si una tecnología, especialmente en un sector maduro como el de la producción de energía eléctrica, es rentable no son necesarias ayudas estatales, todo lo más avales, y si no es rentable ¿Para qué producirla en masa? ¿Para producir pérdidas en masa?

    Resumiendo el sr Juan Laso lo único que defiende son los intereses de su lobby: que les sigan pagando las primas con cuentos de falsos ahorros y de fabulosos progresos tecnológicos.

    Lo más triste es que ante la absoluta ineptitud de nuestros diputados los engaños y mentiras probablemente hayan colado.

    Saludos.

Comments are closed.