Energía Solar en Procesos Industriales

La energía solar térmica puede hacer más cosas que simplemente ofrecernos agua caliente para los grifos o calefacción. Puede proporcionar energía a procesos industriales que pueden alcanzar hasta los 200ºC. Las aplicaciones sólo están limitadas por la imaginación: secado de semillas, limpieza de piezas de coche, secado de fruta, lavado de coches, cámaras de incubado de huevos… Ingenieros, arquitectos. Comiencen a integrar las soluciones renovables en su trabajo desde un principio; aumentará la rentabilidad de toda la instalación.

Aproximadamente el 30% del consumo de energía en la UE se convierte en calor para procesos de producción industrial. La energía solar tiene un potencial enorme para cubrir una buena parte de esta demanda de energía, ya que aproximadamente el 30% de esa demanda de calor se corresponde con procesos que demandan temperaturas inferiores a los 100ªC. Otro 27% es utilizado para procesos que requieren temperaturas de entre 100 y 400ºC. El resto se corresponde con temperaturas más elevadas que ya no se pueden cubrir con sistemas solares convencionales.

Los procesos usados en la industria alimentaria, el sector del transporte o la minería requieren de bajas temperaturas que pueden ser proporcionadas por colectores planos o por placas de tubos de vacío.

Varios estudios han calculado los m2 de colectores solares necesarios para cubrir ese tramo de demanda, y lo han situado en 140 a 180 m2 en toda la UE. Pero hoy aún estamos lejos de ese objetivo. Esther Rojas, del CIEMAT, encuentra como barrera principal la falta de conocimiento de la capacidad de la energía solar entre los que toman las decisiones en las empresas. Además de esta falta de información, es cierto que cuando las temperaturas necesarias son muy bajas, (entre 60y 80ºC), esa energía se puede recuperar del calor residual de los mismos procesos industriales.

Aparte de esto, el mayor problema parece ser la integración del sistema solar dentro del sistema de producción de energía de la empresa, pues no se trata simplemente de montar una serie de placas. En la industria, todos los pasos en los procesos de producción y la maquinaria involucrada están dimensionados para recibir la energía de una caldera. Para integrar el sistema solar, es necesario realizar una planificación de toda la instalación. “Si una lavadora industrial con un intercambiador incrustado debe comenzar a utilizar vapor, la lavadora debe ser adaptada”, asegura Manfred Reuss, del Centro Bávaro para Investigación de Energías Aplicadas.

Lee el resto el soliclima.com