Energía Solar De Media Temperatura

La tecnología de media temperatura va destinada a aquellas aplicaciones que requieren temperaturas elevadas. A partir de 80º C los colectores planos convencionales presentan un rendimiento prácticamente nulo y cuando se pretende generar vapor entre 100º C y 250º C debe acudirse a otro tipo de elemento de captación. Esta rama de la energía solar va encaminadas al fomento del uso de la energía solar para aplicaciones que demanden energía térmica, es decir, calor dentro del rango de 125º C y 400º C. Para alcanzar mayores temperaturas resulta imprescindible concentrar la radiación solar.

Los diferentes elementos de captación son los siguientes:

Colectores de vació:

Como solución intermedia entre los colectores planos y los de media temperatura, existen los colectores de vació que permiten alcanzar temperaturas de hasta 120º C. Suelen emplear una superficie de captación formada por una serie de tubos con aletas, recubiertos de una superficie selectiva y circulando el fluido-calor-portador en su interior. (energía solar fotovoltaica).

Colectores de concentración:

Para alcanzar mayores temperaturas resulta necesario concentrar la radiación solar. Existen procedimientos ópticos con dispositivos de lentes, pero son enormemente costosos. Los concentradores más desarrollados en la actualidad son los de reflexión mediante espejos y que para este rango de temperatura corresponde a concentradores lineales con superficie reflexiva cilindro-parabólica.

Básicamente, el colector consiste en un espejo cilindro-parabólico que refleja toda la radiación solar recibida sobre un tubo de vidrio dispuesto a lo largo de la línea focal del espejo, en cuyo interior se encuentra la superficie absorbente en contacto con el fluido-calor-portador. Esta disposición del absorbedor y el fluido-calor-portador tiene como objetivo reducir las pérdidas por convección.