Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo

Cada 9 de agosto, desde 1994, se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, el objetivo de conmemorar este día, es recordar la importancia que tienen las voces indígenas y sus medios de comunicación, además de darle mayor fuerza a sus voces y así poder combatir los estereotipos que están marcadas en la sociedad actual.

“En este Día Internacional, prometo que el sistema de las Naciones Unidas prestará todo su apoyo para colaborar con los pueblos indígenas, y sus medios de comunicación, a fin de promover la plena aplicación de la Declaración”.
Mensaje del Secretario General, Ban Ki-moon

El tema del Día Internacional de este año es “Medios de comunicación indígenas: empoderando las Voces Indígenas”.

HOJA DE DATOS: Día de los Pueblos Indígenas del Mundo

Fuente: UNICEF

– Se estima que hay aproximadamente 40 millones de indígenas en América Latina y el Caribe, lo que representa el 10% del total de la población, siendo Bolivia y Guatemala los países con más presencia indígena con un 62% y un 41% respectivamente. Por otro lado, en números absolutos, Perú y México tienen la mayor cantidad de indígenas de la región con 8.5 y 6.1 millones respectivamente. Se estima que entre 15 y 18 millones de todos los indígenas de la región, son niños, niñas y adolescentes.

– En la actualidad, se observa una creciente movilidad de los pueblos indígenas hacia zonas urbanas, Según datos de CEPAL, 1 de cada 3 indígenas en Guatemala y México vive en centros urbanos, mientras que más de la mitad de los indígenas de Bolivia, Brasil y Chile presenta un patrón similar. En Chile, 64.8% de los indígenas vive en la ciudad. A este creciente movimiento interno, se suma la migración internacional en busca de acceso a servicios básicos y oportunidades.

– La incidencia de la pobreza extrema es más alta entre los pueblos indígenas comparado con el resto de la población. En Paraguay, la incidencia de pobreza extrema es de 7.9 veces más en los pueblos indígenas comparado con el resto de la población, en Panamá de 5.9 veces más y en México de 3.3 más. En un país como Chile que ha alcanzado la meta de reducir la pobreza (ODM 1), el 15.8% de los niños indígenas vive en extrema pobreza, mientras el 26.4% es pobre.

– La corriente de la pobreza arrastra consigo servicios como la salud y la educación, a la que acceden con mucha más dificultad estas poblaciones. En toda la región, la tasa promedio de mortalidad infantil es un 60% más alta entre los indígenas que entre los no indígenas. En Paraguay, por ejemplo, el promedio de la mortalidad infantil para los niños indígenas es 68, mientras que el promedio nacional es 40. En Nicaragua, se estima que un 75% de indígenas y afrodescendientes no tienen acceso a servicios de salud.

En Perú, un Estudio de caso en el Río Santiago, provincia de Condorcanqui, región de Amazonas, registró un 56% de desnutrición crónica en menores de tres años. En Guatemala, el índice de desnutrición global rural está en torno al 4.7% y en las poblaciones indígenas, alcanza el 5.6%.

En Paraguay, de acuerdo con datos del último censo nacional indígena (2002), solo un 2.5% de las viviendas indígenas tienen agua corriente, un 4.7% tiene acceso a un sistema de recolección de residuos sólidos, un 1.1% tienen sistema de saneamiento y un 9.7% tienen luz eléctrica.

– En la región persisten las brechas entre indígenas y no indígenas con respecto al derecho a la educación en términos de acceso, calidad y logros educativos. Un análisis de las perspectivas de alcance del ODM 2 revela que si bien los países se encuentran en camino para alcanzar la educación primaria universal, entre los indígenas será difícil alcanzar esta meta. En Guatemala solo el 41% de los jóvenes indígenas terminó la primaria versus el 61% de los jóvenes no indígenas. Cuando se analiza la situación de las jóvenes se evidencia que a las brechas étnicas se le suman las de género, y sólo 30% de las indígenas en Guatemala termina la educación primaria frente a un 71% de las no indígenas.

La educación bilingüe, que aviva su cultura sin dejar de lado la otra vigente en su país, sigue siendo de difícil acceso: en Perú, no hay oferta intercultural bilingüe en el ámbito urbano, sólo en el rural, donde la cobertura solo alcanza el 11% en el nivel primario.

– En América Latina, los niños, niñas y adolescentes tienen más probabilidades de trabajar si son indígenas: Guatemala, el 52.3% de los niños, niñas y adolescentes que trabajan son indígenas.

IDENTIDAD

– El registro de nacimiento es de vital importancia para asegurar el derecho a un nombre, una nacionalidad y por tanto a la ciudadanía sin ningún tipo de exclusión. El registro, que debe ser gratuito, universal y oportuno, también ayuda a cubrir el vacío de información sociodemográfica que existe particularmente en las poblaciones indígenas. Así, el registro de nacimiento puede contribuir a que se planifiquen y pongan en marcha estrategias de desarrollo que tomen en cuenta las especificidades de los pueblos indígenas.

– 18% de los niños menores de 5 años en América Latina y el Caribe, aproximadamente uno de cada seis, no han sido registrados y las poblaciones indígenas y afrodescendientes son los grupos más afectados. De acuerdo con datos generales, cerca de dos de los once millones de nacimientos anuales en la región quedan sin registro siendo Paraguay (36%), Haití (30%), República Dominicana (25%), Brasil (24%), Nicaragua (19%) y Bolivia (18%) los países con índices más elevados.

– En Brasil más de 370,000 niños mayores de un año aún no cuentan con su partida de nacimiento. La situación es más grave en las regiones del Norte y Nordeste del país. Según datos del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) 38% de los niños en Amazonas, estado de la región norte, no poseen certificado de nacimiento. En el Estado de Roraima, en la región amazónica de Brasil, 37 de cada 100 niños nacidos en el Estado no son registradas en el primer año de vida, mientras que en el Distrito Federal todos los niños son registrados.

– Un estudio realizado por el Observatorio de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia revela que 600 mil niños, niñas y adolescentes en Ecuador no tienen registro de nacimiento. En Nicaragua, cerca de 100 mil niños indígenas y mestizos de la Región Autónoma del Atlántico Norte no contaban con registro de nacimiento hasta el 2006.