Chile apuesta a la energía solar

Pese a tener una de las más altas tasas de acceso a la red eléctrica en Latinoamérica -casi un 99%- aún quedan familias completas que debido a su extremo aislamiento aún no pueden acceder a este servicio tan básico para el resto de los chilenos.

Por otra parte, el interés de adquirir productos eficientes energéticamente para el hogar y construir viviendas cada vez más “amigables con el medio ambiente” en términos de ahorro de energía es cada vez mayor.

Es por esto que les presentamos a continuación un par de buenas noticias en ahorro energético.

La primera, es el Programa de Electrificación Rural que promete dotar de energía eléctrica al 96% de los hogares rurales para el 2010.

La segunda buena noticia es la promulgación de la franquicia tributaria para la adquisición e instalación de colectores solares para agua caliente sanitaria, beneficio que beneficiará especialmente a las familias de menores recursos.

El Programa Nacional de Electrificación Rural, fue creado por el Gobierno a fines de año 1994, como parte de la estrategia para superar la pobreza, elevar la calidad de vida de los sectores rurales, e integrarlos al proceso de desarrollo económico y social del país, siendo la Comisión Nacional de Energía, (CNE) desde sus inicios el Organismo Coordinador y Técnico a nivel central.

El PER es financiado a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR, y, a partir del año 2003, vía convenios de préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, en donde se define que el organismo ejecutor es la SUBDERE y el organismo co-ejecutor la CNE.

Sus objetivos específicos apuntan a solucionar las carencias de electricidad y/o a mejorar la calidad del abastecimiento energético de viviendas y centros comunitarios en el medio rural, disminuyendo así los incentivos para la migración de familias campesinas a zonas urbanas, fomentando el desarrollo productivo, y mejorando la calidad de vida, junto con oportunidades de acceso a educación y salud.

Para cumplir estos objetivos, el Gobierno de Chile ha comprometido alcanzar una cobertura de 96% de viviendas rurales electrificadas a nivel nacional al año 2010 y mejorar la calidad del abastecimiento de energía en comunidades aisladas, con un énfasis en el fomento del uso de las energías renovables.

Chile alcanzó durante el 2007 la meta de electrificación rural del 93,3 por ciento y hoy alcanzamos incluso un 94 por ciento, lo que ubica al país en el primer lugar en América Latina, junto a Costa Rica. Esto significa que 517 mil familias rurales chilenas cuentan con suministro eléctrico. No obstante todos los esfuerzos realizados, hoy permanecen 37 mil familias sin suministro y existen 20 mil familias que disponen de un suministro eléctrico deficiente y parcial no sólo en viviendas, sino que también en escuelas y postas rurales.

Como desafío para el año 2008, se ha estado desarrollando una segunda etapa de un nuevo Programa de Fomento a las Energías Renovables No Convencionales -ERNC- enfocado a la energización rural, donde no sólo se considere a la electricidad como la única energía de la vivienda, sino también preocuparse de la cocción de alimentos, calefacción, agua caliente sanitaria, y desarrollo productivo, temas que serán abordados conjuntamente con diversos Programas de Gobierno y con las regiones y el desarrollo de proyectos pilotos que permitirán entregar información sobre los resultados de tecnologías con ERNC en particular la incorporación de colectores solares para calentamiento de agua sanitaria y con ello generar una política de fomento que permita que las familias e internados puedan ahorrar por vía de las sustitución energética.

El costo inicial de instalar paneles solares para contar con agua caliente sanitaria será hoy cero para aquellas viviendas de hasta 2.000 UF. Esto con la promulgación de la ley que establece una franquicia tributaria para la instalación de paneles solares para el calentamiento de agua sanitaria.

Esto no sólo dará un beneficio al bolsillo de muchas familias, sino que implica también la posibilidad de dotar de acceso a agua caliente a un alto número de hogares. Alrededor de un 43% de los chilenos no cuenta con acceso a agua caliente sanitaria, siendo este un altísimo porcentaje que en palabras del ministro de Energía, Marcelo Tokman, “ya no es hablar del futuro o de una aspiración, sino de una fuente energética que podemos y debemos comenzar a utilizar desde ahora”.

Los programas de viviendas sociales del Minvu por ejemplo, resultarán altamente beneficiados, ya que incorporar estos elementos al proyecto no tendrá ningún costo (el subsidio cubre la instalación de los equipos) y pemitirá a los hogares más vulnerables de nuestro país ahorrar en energía.

La ley entrega una franquicia tributaria -que va entre un 20% a un 100% del valor del sistema solar térmico- a la instalación de colectores solares en viviendas nuevas de hasta 4.500 UF.