Agua Caliente Energía Solar

Tener agua caliente con energía solar es muy simple.

En una casa sola de una familia promedio, se instalarán uno o dos colectores solares, también llamados calentadores solares en el techo. Estos colectores solares podrían parecer tragaluces, y miden alrededor de 2 metros cuadrados.

Para calentar el agua se debe hacer circular por los calentadores solares para después ser almacenada, ya que esta caliente, en tanques de almacenamiento térmico. La tubería de agua que sale del tanque de almacenamiento sustituye a la tubería de agua fría que entra al calentador convencional de gas o electricidad. De esta manera, ya llega agua caliente al calentador convencional, por lo que el termostato que tienen integrado detecta el agua caliente y no prende el calentador. Al conectar tu sistema de agua caliente con energía solar de esta manera garantizas agua caliente todo el año, ya que si hay un día muy nublado y el agua no se calienta lo suficiente en tu calentador solar, el termostato detecta que necesita calentarla y prende el calentador convencional. Aun así, los ahorros en gas por instalar un calentador solar son considerables, y pueden llegar hasta el 90%, según el uso que se le de al gas en el hogar.

Para obtener todos los beneficios de un calentador solar debes contar con un área suficientemente grande como para instalarlos y que tenga mucha exposición al sol durante todo el día. Un techo plano es ideal, ya que así los colectores solares pueden ser orientados según convenga para alcanzar una mayor eficiencia. Si los colectores se instalan en un techo inclinado, lo ideal es que estén viendo hacia el sur en el hemisferio norte y hacia el norte en el hemisferio sur.

El tamaño y el número de calentadores se debe de calcular según el uso que se le vaya a dar al agua caliente, la orientación de los paneles y tu situación geográfica.

Por ejemplo: no se necesita la misma área de calentadores solares para una familia de 4 personas que vive en la playa que para una familia que vive en una montaña, al igual que si una familia tiene lavavajillas y otra no.

Como siempre, lo más recomendable es tomar un curso para construir tu propia calentador solar y aprender a instalarlo y orientarlo, o contactar con alguna empresa que los venda para que te haga una cotización según tus necesidades.